líder o jefe

La planificación que se haga de un proyecto, influirá notablemente en la gestión de riesgos. Una buena toma de requisitos, parte fundamental en la elaboración de un plan de proyecto, será importante para que los riesgos sean los mínimos posibles. Del plan de proyecto derivarán en muchas ocasiones algunos de los tipos de riesgos posibles. En cuanto a los riesgos técnicos, formará una parte importante la gestión de RRHH. De ésta dependerá si la calidad será aceptable y el dominio de la tecnología a utilizar será la adecuada. Este tipo de riesgo va ligado al tipo de riesgo externo, ya que muchas veces la capacidad para que haya riesgos técnicos mínimos tiene que ver si ciertos servicios se han contratado a proveedores externos. Haciendo referencia al riesgo externo, recurrir a proveedores de equipamiento de confianza (es aquí donde juega un papel importante el mercado) influirá directamente en que el proyecto triunfe según lo planificado.

 
La organización del proyecto debe ser la más eficiente posible, cohesionada entre la distintas partes que la componen y que dispongan de un bajo acoplamiento para evitar que haya que realizar excesivas modificaciones en las actualizaciones del plan del proyecto en cuestión. Para que haya los mínimos problemas técnicos, externos u organizacionales es lógico que una buena dirección del proyecto sea lo principal. Es en todo lo dicho donde entra en juego el papel del DP.

 
Según mi experiencia en proyectos, unos mejor organizados que otros, los riesgos se han ido abordando según lecciones aprendidas en anteriores fases de los mismos, gracias al feedback aportado por los integrantes y/o clientes. Mecanismos tales como formularios vía email suelen ser muy útiles para tal cometido. La comunicación, exposición y puestas en común de los problemas surgidos, es fundamental para una solventación eficiente. En proyectos de aplicaciones informáticas, suele ser muy útil la monitorización y registro de errores, y elaboración de gráficas a partir de ellos. Realizar un análisis para decidir si actuar en consecuencia (ejecutar un plan de respuesta) teniendo presente un margen de confianza, reservas monetarias dedicadas para tal efecto u otras dependencias.
Para que se ejecute un plan de contingencia de forma exitosa, una identificación temprana de los riesgos es de agradecer. A partir de aquí, la proactividad, trabajar en la misma dirección, la involucración de las partes y las reuniones pertinentes para la resolución de los problemas es fundamental.

 
En algún caso, he observado que elevar problemáticas a roles con mayor responsabilidad de dirección ante bloqueos debido a dependencias externas, ha sido la solución tomada. Situaciones que requieren de una atención prioritaria porque el caso es crítico o tiene un nivel distinto para ser atendido.

 
He tomado nota de los proyectos en los que he trabajado y he comprobado que una posible solución de mejora ante la carencia de eficiencia en un proyecto o, creo que muy importante, el cumplimiento de una metodología de trabajo, sería la integración de personas que tuvieran el rol de identificar de forma transversal los fallos que se estuvieran dando en la organización o ciclo del proyecto. (Caso real: Coaches de la metodología SCRUM -desarrollo ágil de aplicaciones informáticas-).

 
En cuanto a la dirección de proyectos he aprendido que tanto para la gestión de los riesgos como para otras fases, de que el proyecto triunfe, dependerá mucho la actitud del DP. Yo diferenciaría la actitud de un “jefe” frente a la de un “líder”. Tal y como muestro en las imágenes. El llamado “jefe” es autoritario, empuja, no inspira confianza y solicita soluciones. En cambio, el “líder” motiva, inspira entusiasmo, anima y encuentra soluciones. El primero presiona a sus empleados y el segundo camina con ellos.

¿Qué opináis?

Un saludo a tod@s.

 

 

boss vs leaderjefe y líder