Control Integrado de Cambios

Quisiera comenzar el planteamiento de mi opinión sobre el Control Integrado de Cambios que plantea PMI, teniendo  en cuenta la diferencias entre lo que el cliente:

1. Pide
2. Necesita
3. Se le oferta
4. Se le entrega
Los tres primeros puntos, pero sobretodo los dos primeros, pertenecen a la toma de requisitos con el cliente (aunque a nivel de GP (Gestor de Poryectos) se elabore “enunciado del alcance” y “diccionario EDT”) . Éste, en muchas ocasiones no conoce los detalles técnicos, las dependencias, la actualidad tecnológica, o, aunque suene extraño, “lo que realmente su empresa (en el caso de que lo fuera) necesita”. He aquí donde podríamos comentar el segundo punto. Decía Séneca que “nunca sopla el viento favorable para el que no sabe a donde va”. Es por todo esto que es importante guiar al cliente en esta fase. El interesado, muchas veces, no sabe qué necesita exactamente y la fase de toma de requisitos para gestionar un proyecto, es crucial para que durante el desarrollo del mismo no surjan problemas, o los menos posibles. Esta parte es la más complicada de rectificar y es por ello que las personas encargadas de tratar con los clientes o interesados, sobre estos aspectos, deben conocer bien el plan del proyecto. Esto último, es aplicable sobretodo, para empresas en las que las personas dedicadas a distintas tareas están desligadas del resto (lo cual no debería ser así, pero en mi experiencia me he encontrado con estas situaciones y me parece importante hacer referencia a ello). En estos casos, es razonable que el encargado de tratar con el cliente reciba apoyo de algún especialista técnico con el fin de que la oferta sea positiva para el cliente y esté dentro de los márgenes posibles del desarrollo del mismo, teniendo en cuenta los factores que ello implica (áreas de conocimiento: costos, tiempo, RRHH, etc…). Lo que hace que, la oferta varíe con respecto a los puntos uno y dos anteriormente mencionados. De los factores del proyecto y su desarrollo siguiendo los distintos procesos, será de lo que dependa la entrega (cuarto punto de la lista), y si las solicitudes de cambio son más elevadas o menos, lo cual influirá en el alcance del proyecto.
Dado que los puntos comentados presentan tantas diferencias, controlar los cambios es fundamental para que un proyecto se ejecute de forma óptima y eficiente. Creo que para que lo citado funcione correctamente es necesario que el planteamiento y gestión se haga siguiendo un esquema muy organizado, con una metodología de documentación y tratamiento de las partes de la planificación del alcance que permita que las modificaciones que se realicen, ya sea debido a cambios solicitados u otros (mediciones, por ejemplo), afecten únicamente a las partes relacionadas. Lo que se podría decir según Ingeniería de software (POO): “que haya un bajo acoplamiento manteniendo alta cohesión entre las partes”. De esta forma, las actualizaciones del plan de alcance afectarían lo menos posible a los planteamientos iniciales.
Es por todo esto que, la necesidad y cumplimiento de estándares, forman un papel tan importante en la gestión de proyectos.